Agosto 21 de 2019
satyananda

 “El yoga es una disciplina para mejorar la calidad de la vida; una filosofía para alcanzar la paz. Si quieren experimentar salud, si quieren experimentar paz y evolucionar, hagan que el yoga sea parte de su estilo de vida.”

Swami Satyananda

21 de junio, 2015

El 21 de junio de 2015 fue declarado el Día Internacional del Yoga y representa el reconocimiento internacional de que el yoga ha conseguido un enfoque holístico para el bienestar físico, la paz mental y el equilibrio emocional. En todo el mundo, millones de personas han adoptado el yoga para obtener salud y armonía y para explorar su potencial interior. La aceptación del Día Internacional de Yoga por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, con una votación record, fue un momento histórico para la India. 

En este Primer Día Internacional del Yoga, ofrecemos nuestros mas profundos respetos a la antigua ciencia del yoga, una ciencia de transformación y evolución espiritual, perfeccionada y heredada de los antiguos sabios y profetas de la humanidad a través de los siglos. Esta es nuestra herencia espiritual.

Para honrar y beneficiarnos de esta herencia, necesitamos conectarnos con las enseñanzas y la sabiduría del yoga como un estilo de vida. Solamente cuando el yoga se vuelva un estilo de vida, habrá un aumento de la salud y del vigor físico, desarrollo de claridad mental y creatividad interna y la experiencia de paz y plenitud de la vida.

El estilo de vida yóguico se basa en los preceptos de la práctica, la conciencia, la actitud, la acción, el desapego y el discernimiento. La conciencia, es la habilidad de observar y entender el entorno, las condiciones, las situaciones y los eventos que nos influencian. La actitud, implica desarrollar una perspectiva positiva y creativa acerca de la vida, la habilidad de convertir las influencias negativas en inspiraciones positivas para mejorar y motivar a otros para que también mejoren. La acción, significa un entendimiento de cómo actuar, pensar e interactuar con el mundo, lo cual debe tener el apoyo de viveka (discernimiento): discernir entre justo e injusto, correcto e incorrecto, apropiado e inapropiado y universal de limitado.

Este día es de especial importancia para los discípulos de Swami Satyananda Saraswati, pues marcan el fruto de vakhya, la visión y la profecía de nuestro gurú, cuando en 1963 proclamó: “Yoga emergerá como una cultura poderosa y cambiará el curso de los eventos del mundo.”

Fue Sri Swami Sivananda quien se dio cuenta de que la necesidad de la sociedad moderna no era el Vedanta ni el conocimiento espiritual elevado de los textos, sino mas bien el yoga práctico, sencillo y aplicable. El yoga iba a tener que atender las necesidades del ser humano moderno a nivel físico, mental, emocional y espiritual y proveer un método completo de transformar la personalidad humana. En 1963, el yoga era un término desconocido en Occidente y en la India se consideraba como una práctica para sannyasins y sadhus que vivían en reclusión. Como dijo Sri Swamiji, “Existió una época en la que la reclusión era necesaria, pero los tiempos han cambiado y ahora todo el mundo puede practicar yoga. La paz y la sabiduría son derechos de nacimiento y todo el mundo debe hacer un esfuerzo para tratar de alcanzarlos.”

Los discípulos de Sri Swami Sivananda, tales como Swami Venkatesananda, Swami Satchidananda, Swami Chidananda, Swami Sivananda Radha, Swami Nadabrahmananda, y Swami Satyananda, llevaron el yoga desde Rishikesh, una pequeña población en las estribaciones de los Himalayas, a todos los rincones del mundo.

En la actualidad, la historia reconoce el Día Internacional de Yoga. Para mi, es un día para honrar y respetar la visión de mi gurú, una visión que proclamó hace mas de cincuenta años y a la que dedicó su vida. El primer Día Internacional del Yoga es una ocasión de gran significado, pues cuando las palabras del gurú se manifiestan, todos son bendecidos por la gracia, lo propicio y lo hermoso que ellas revelan.

Como un sannyasin, mi primer deber es hacia mi gurú, Swami Satyananda, y para honrarlo a él y a su misión y visión del yoga, he escogido estar en este primer día Internacional del yoga en el samadhi de mi gurú en Rikhiapeeth.

Como un sannyasin, me he dedicado a trabajar por el yoga como una ciencia, un estilo de vida y una cultura, pues sigo las instrucciones de mi gurú para desarrollar y vivir la vidya del yoga, el sannyasa y la vida espiritual.

Bihar School of Yoga ha estado recibiendo numerosas invitaciones de todo el mundo y también de muchas organizaciones internacionales, NGOs y departamentos gubernamentales, solicitando a la institución para que los guie y participe en estas celebraciones en diferentes lugares. Los sannyasins de Bihar School of yoga han dado su apoyo al Día Internacional del Yoga y están dirigiendo programas en Munger para motivar a la comunidad y la familia a adoptar el yoga, no solo como un conjunto de prácticas sino como componente de la vida diaria.

Durante los últimos 53 años, Bihar School of Yoga ha estado trabajando para este día de la misma manera que lo han hecho otras instituciones de yoga tales como Divine Life Society, Iyengar, Kaivalyadham, S-VYASA, Moraji Desai y muchas otras, para las cuales cada día es un día de yoga y cada momento es un momento de yoga.

En este día deseo hacer un reconocimiento y agradecer a todos las personas que han apoyado el yoga, a todos aquellos que han trabajado para mantener la sabiduría antigua de nuestros ancestros, de manera que las generaciones futuras puedan beneficiarse de la sabiduría, pureza y gracia de sus enseñanzas. Deseo agradecer a todas las personas que han caminado por el sendero del yoga, bien sean profesores, alumnos, benefactores y amigos; todos ustedes han contribuido para hacer que la luz del yoga brille en todos los rincones del mundo.

Quiero extender mis mejores deseos a todas las personas que han recibido inspiración a través de nuestra tradición y las enseñanzas del yoga. Espero y rezo para que esa inspiración y el espíritu del yoga permanezca dentro de ustedes y que a su vez, ustedes sean capaces de ayudar a otros en el camino del yoga y en vivir el yoga.  

La resolución del Día Internacional del Yoga fue coadyuvada por 177 países de los 193 miembros que conforman las Naciones Unidas, y es a través de su buena voluntad que esta celebración se ha hecho posible. La apertura y entusiasmo con el que la comunidad mundial ha apoyado el yoga y la buena voluntad colectiva que el yoga ha inspirado, es motivo de gran felicidad y gozo que puede ser compartido por todos, y que la historia lo recordará por siempre.

Mis mejores deseos para los estudiantes y aspirantes del yoga en este día.

Hari Om Tat Sat

MENSAJES DE SWAMI NIRANJAN

SUBIR