Julio 14 de 2020

Tendemos a olvidar nuestra responsabilidad y nuestro compromiso y nos convertimos en seres superficiales. Esto está bien por un tiempo, pero luego tiene que haber compromiso en la vida, porque solo a través del compromiso podemos avanzar, no lo haremos siendo superficiales.

Les doy un ejemplo. ¿Qué es el compromiso? Cavar un hoyo de cincuenta pies de profundidad. ¿Y qué es ser superficial? Cavar cincuenta hoyos de un pie de profundidad. Ser superficial es cavar cincuenta hoyos de un pie de profundidad con la esperanza de encontrar agua en algún lugar, y compromiso es cavar un hoyo de cincuenta pies de profundidad teniendo la certeza de que vamos a encontrar agua a esa profundidad.

Su compromiso debe ser el sankalpa de renovar su visión. De la misma manera que se levantan todas las mañanas y abren los ojos al mundo, así todos los días deberían abrir los ojos a la visión y aspiración de la vida a través de pensar en ello, y todas las noches pueden verificar: “recorrí hoy el camino del karma y del dharma? ¿Cultivé hoy las cualidades de fe y confianza? ¿Caminé hoy por el camino de lo recto?

De la misma manera que son críticos con los demás acerca de su enfoque, actitud, apariencia, comportamiento, personalidad y naturaleza, también sean críticos consigo mismos. Hay una canción que dice: "Mírate a ti y podrás mirar a los demás de manera diferente". 

Esta no es solo una canción, es una realidad de la vida y debe ser nuestro compromiso: alcanzar la luz, alcanzar la vida y alcanzar la belleza que la vida nos brinda...

Swami Niranjanananda Saraswati, enero 1, 2017, Ganga Darshan, Munger

ENSEÑANZAS

SUBIR