Mayo 27 de 2020

En el bhakti yoga se da importancia a la canalización de las emociones y se hace un esfuerzo para hacer del amor una expresión espontánea del Yo, al mismo tiempo que se interactúa con el mundo manifiesto. Paramahamsaji ha dicho que las emociones son puras, como una bola de cristal. Una bola de cristal no tiene color propio, es transparente, y cuando se coloca sobre una tela de color, refleja los colores de la tela. De la misma manera, cuando nuestras emociones entran en contacto con diferentes personas y objetos, adquieren los colores de esa persona u objeto.
Si sus emociones se conctan al dinero, esa emoción se identificará como avaricia. Si las emociones se conectan con el sexo opuesto, esa emoción será pasión. Si se conectan a un enemigo, la emoción será de hostilidad o de odio. Si se conectan a una persona cercana y querida, se conocerán como afecto. Y si sus emociones se conectan con la conciencia superior, entonces esa emoción se conocerá como bhakti, y se manifestará como amor puro, shuddha prem.


El Bhakti yoga es una herramienta muy poderosa para generar y expresar el amor sin límites, el amor universal. Pero el proceso de bhakti yoga, aunque parece simple, es muy complejo, porque hay que reacondicionar la naturaleza humana actual y volver a canalizar todas las fuerzas que fluyen para que converjan en un solo punto. Ese punto se puede llamar Dios, la fuerza de la creación; puede llamarse gurú, la energía que elimina la ignorancia y la oscuridad; se puede llamar amor, prem. El significado literal de la palabra prem es apreciar e identificarse con algo, de manera intensa y silenciosa. En esa identificación hay paz absoluta. Ni siquiera hay nacimiento de un deseo. Es un estado de satisfacción, plenitud y realización. Pero para llegar a ese punto, se deben hacer cambios básicos en la actitud, las creencias y la expresión del amor, con el fin de purificarse a sí mismo. Todas estas áreas se cubren en el bhakti yoga.


El proceso del bhakti yoga es sencillo, de la misma manera que son sencillos los procesos del hatha yoga, el raja yoga o el kriya yoga, pero el objetivo es completamente diferente del proceso. El objetivo del hatha yoga es la purificación y la armonización del cuerpo. El concepto de armonía del cuerpo es bastante complejo, pero el proceso es sencillo: asana, shatkarma, etc. El objetivo del raja yoga es el manejo de sí mismo; el proceso es yama, niyama, asana, pranayama, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. El objetivo del kundalini yoga es despertar el potencial latente; el proceso es chakras, mantras, yantras, etc.

 

Nueve etapas de bhakti

El objetivo del bhakti yoga es identificarse con la naturaleza pura de las emociones, el amor y el espíritu. El proceso se hace a través de kirtan, mantra, adoración, contemplación, oración, etc. Pero estas transformaciones deben suceder en un área de nuestra personalidad de la que aún no se ha hecho un mapa o gráfico. Existen nueve etapas del bhakti yoga y debemos ser capaces de alcanzar cada etapa, experimentarla y vivirla.

  1. Encontrarse con la verdad
  2. Identificarse con las cualidades divinas
  3. Seguir las enseñanzas
  4. Aceptar la realidad
  5. Recordar a Dios con fe a través del mantra
  6. Acción controlada y digna
  7. Ver la divinidad en todo
  8. Satisfacción
  9. Que se haga Su voluntad


Estas son las nueve etapas de bhakti, en las que las transformaciones tienen lugar a nivel de la conciencia y a nivel de la mente, la actitud y el comportamiento. Se dice que los procesos para lograr esto son el kirtan, el mantra, el canto, la contemplación, la oración y la meditación. El objetivo del bhakti es pasar por cada uno de estos nueve pasos, uno por uno y establecerse en el estado de amor puro, en el que se está libre de temor.

Apartes de Bhakti Yoga
Swami Niranjanananda Saraswati, Ganga Darshan, January 1, 2002 http://www.yogamag.net/archives/2002/fnov02/bhakyoga.shtm

ENSEÑANZAS

SUBIR