Mayo 27 de 2020

El amor y el miedo coexisten de la misma manera que el sol y la sombra coexisten, como lo hacen la noche y el día. Si alguien expresa una cualidad de amor, ya sea este sublime o mundana, el miedo, resultado de ese amor, también se expresará. Mientras que los seres humanos se aferren a la actual definición de amor, como una forma de apego, siempre existirá amor y temor. Cuando se ama a alguien o a algo, se genera una asociación cercana que traerá consigo una forma de apego, una forma de deseo, y la atracción se vuelve más y más fuerte. Los apegos están destinados a crearse, y el miedo es su resultado natural.

Amor y deseo
Si quieren liberarse del temor asociado al amor, entonces la definición de amor tiene que cambiar. La gente no sabe amar porque la conciencia está estancada al nivel de mooladhara. Aunque el amor existe, está coloreado y teñido por la influencia de mooladhara, por el deseo de estabilidad y seguridad. Cuando se trasciende mooladhara y se pasa a swadhisthana, el amor toma otro color. Cuando llega a manipura, el color del amor cambiará de nuevo, se volverá más energético y dinámico. Mientras la expresión del amor esté en el nivel de mooladhara, swadhisthana y manipura, habrá temor.

El verdadero cambio solamente se siente cuando la conciencia llega al nivel de anahata y la persona se conecta con la expresión positiva del amor. El amor es una cualidad, no un deseo; es la naturaleza inherente del ser humano. De la misma manera que cada elemento tiene una cualidad inherente, una naturaleza que se expresa de manera óptima, así el amor también tiene una cualidad. En el nivel de anahata, el amor se expresa de manera diferente; se vuelve una naturaleza, no un deseo.

En la actualidad, buscamos amor a causa del deseo, ya sea biológico o sexual; para llenar un vacío emocional, por inseguridad, o por deseo de comodidad y seguridad. Ese amor es mental, emocional, psicológico y sensual, y se define como amor burdo. La forma más básica de amor es cuando se busca satisfacer una necesidad o vacío en la vida.

Cuando el amor simplemente se convierte en nuestra naturaleza y en parte de nuestra vida sin pensar en él, entonces el concepto de amor toma un significado diferente, porque ya no está teñido por el deseo. Este es el amor que los maestros han dicho que debemos tratar de alcanzar. Entre mayor sea la influencia del deseo en el amor, mayor será la influencia de la culpa y el temor. Esto solo puede cambiar cuando el deseo de realización y satisfacción personal a niveles burdos se transforme en la experiencia del amor puro.

Una calidad superior de amor
Sthitaprajna es una forma de amor diferente en donde se impone la sabiduría sobre las necesidades y los deseos. En este amor se experimenta paz y felicidad. Fluye a través de los sentidos, se convierte en energía y se irradia. Este amor puede hacer que las personas olviden su propia naturaleza instintiva. Existen historias de ashrams en la antigua India, en las que tigres y ovejas podían olvidar su hostilidad natural y beber juntos del mismo pozo de agua. Todos los temores naturales se desvanecen en un ambiente de amor puro.
El Bhakti yoga tiene como objetivo, mediante la eliminación del temor y la culpa, hacer que el amor sea puro, trascendental y enfocado, proporcionando foco y dirección a las emociones.

Se dice que cuando el amor emana del ser superior, se vuelve pleno. Pertenecemos al mundo como resultado las asociaciones e identificaciones que tenemos con el mundo. Podemos compartir nuestra sabiduría con otra persona, de la mejor manera posible, pero lo que esa persona reciba, dependerá de su nivel de conciencia, que puede ser muy bajo o muy alto. Cuando nos identificamos con el amor que recibimos de alguien, entonces la propia conciencia se moverá hacia arriba o hacia abajo hasta el mismo nivel que el de esa persona. El amor no es simplemente un acto de dar, también un acto de recibir. Cuando se da amor, se recibe amor y cuando se recibe amor, la mente se ajusta a la naturaleza del amor recibido. Este intercambio sucede en un nivel muy superficial.

Bhakti Yoga     

Swami Niranjanananda Saraswati, Ganga Darshan, January 1, 2002 http://www.yogamag.net/archives/2002/fnov02/bhakyoga.shtm

ENSEÑANZAS

SUBIR