Mayo 27 de 2020

Los seres humanos funcionamos simultáneamente en diferentes niveles, sin ninguna consciencia, conocimiento o entendimiento. Cuando hay conciencia de las acciones que se realizan, tanto interna como externamente, esa consciencia se convierte en un proceso meditativo. El karma yoga se puede clasificar como el verdadero aspecto psicológico del yoga, porque en este proceso de meditación dinámica debemos tomar conciencia de las áreas sutiles de nuestra personalidad. Este aspecto dinámico de la meditación involucra el despertar de las facultades mentales latentes, y también nuevas dimensiones de la conciencia. 

Por ejemplo, una oruga vive a nivel del suelo y no puede volar, pero cuando se convierte en mariposa, abandona el suelo y comienza a volar. Los seres humanos son como orugas, viven a nivel del suelo todo el tiempo. El cuerpo de una oruga representa la esclavitud. Cuando llega el momento de transofrmarse, construye un capullo alrededor de sí misma, luego pasa por un período de trauma y transformación y emerge como una hermosa mariposa. Este es el principio del karma yoga. La oruga representa la identidad individual, conocida como jiva, que está sujeta a la limitación y la esclavitud del karma. Para liberarse del karma, para agotar el karma, y volverse una mariposa, uno tiene que retirarse adentro de sí mismo, hacia su personalidad. Este retiro se puede comparar con el estado en el que la oruga construye un capullo alrededor de sí misma, de su cuerpo, de sus habilidades, de modo que cuando abandona el capullo, en lugar de arrastrarse, empieza a volar.

El estado en el que nos encontramos en este momento es el estado de esclavitud, representado por la oruga. Con la práctica de karma yoga pasamos por un estado de transformación. Con persistencia y comprensión de nuestro estado actual, eventualmente derribamos el antiguo cuerpo y adoptamos uno nuevo que se convierte en el medio para alcanzar la luz y la libertad. Este es el objetivo del karma yoga, armonizar las acciones del yo y lograr la unión con el ser superior. Cuando el karma yoga se ve como una meditación, se convierte en un proceso de conciencia, acción concentrada y concentración mental. Cuando, a través del karma yoga, se controla la disipación de las energías y de la conciencia, eventualmente se produce un estado de pureza y trascendencia.

Cree en ti mismo
Debes saber que tienes la fuerza, la capacidad, el coraje y la voluntad para transformarte, y la mejor manera de llegar a este punto es a través del silencio, no a través de la lógica o el intelecto, o las preguntas y la discusión. Se han escrito muchos libros, pero todavía la gente sigue haciendo preguntas. Las respuestas han sido dadas por todos los textos y por diferentes maestros y santos, sin embargo, todavía preguntamos por las razones. Hacemos las mismas preguntas una y otra vez, a pesar de que nos han dado las respuestas.

Aprende en silencio sobre los misterios de la vida, entendiendo y creyendo que tienes la fuerza, el coraje y la capacidad. Que definitivamente puedes convertir un terreno estéril en un jardín florido. El método lo puedes elegir tú mismo. Si no hay agua disponible en las cercanías, tendrás que cavar un pozo o un canal desde un río cercano. Sabes que tienes que regar el jardín, por lo que tendrás que encontrar tu propio método. Tendrás que encontrar la forma de obtener las semillas correctas y protegerlas haciendo lo que sea necesario para su crecimiento.

Se vuelve fácil y simple si crees en ti mismo y tienes voluntad y sinceridad. No sirve de nada sentarse con la cabeza en las manos pensando: “Dios, ¿qué haré con mi parcela de tierra? Está llena de rocas y no hay agua cerca”. Esa actitud fatalista es el camino al infierno. Ese es el mayor obstáculo que uno tiene que superar. La actitud de fe es la escalera al cielo. Así que nunca seas fatalista. Siempre ten fe en ti mismo y te transformaras en una hermosa mariposa.

Aradhana Yoga del corazón 21 nov / dic 2013   Swami Niranjanananda Saraswati

ENSEÑANZAS

SUBIR