Febrero 28 de 2020

Existe un sencillo sistema que se llama pratipaksha bhavana, cultivar lo opuesto. Cuando se miran en el espejo, se miran un perfil y no les gusta. Se miran el otro y si les gusta. Todos los días, cuando se paran de nuevo frente al espejo, ¿miran el lado que les gusta o el que no les gusta? Siempre evitarán el lado que no les gusta, porque no se ven bien desde ese lado. Les gusta ver el perfil que les gusta y ese es el que muestran a otras personas, el que en su opinión no es tan malo o feo.

La pregunta, ¿cómo liberarse de los recuerdos dolorosos? se puede responder de la misma manera: piensen en un recuerdo agradable. Los recuerdos agradables son muchos, los recuerdos dolorosos son menos. Hay más momentos de alegría y felicidad en la vida que momentos de dolor y sufrimiento. Sin embargo, el momento de dolor y sufrimiento se convierte en un momento eterno quejándose de él, pensando en él, viviendo en él, viviendo en su recuerdo. Si esa es la actitud, ni siquiera Dios puede ayudar, y no esperen ayuda del gurú, ni de ningún consejero o amigo.

Si están dispuestos a liberarse del estado negativo y depresivo que restringe y obstaculiza su felicidad y creatividad, entonces deben tener el valor y la fuerza para traer un recuerdo, una visión, una percepción, una idea o un pensamiento positivo y feliz que remplace el que les está perturbando. Remplacen ese que los está empujando hacia la oscuridad. A esto se le conoce como pratipaksha bhavana, cultivar una cualidad, un comportamiento, una actitud o un estado de ánimo opuesto. Pratipaksha bhavana significa convertir todo lo que es negativo en algo positivo. Así de simple.


Swami Niranjanananda Saraswati, Satsang del 8 de diciembre de 2017. YOGA Magazine, abril de 2018

ENSEÑANZAS

SUBIR