Enero 23 de 2020

En primer término, la meditación es un proceso de eliminar el estrés de nuestra personalidad. La meditación se convierte en una técnica de manejo del estrés, a través de la cual se eliminan las frustraciones psicológicas y emocionales.

Luego, la meditación se convierte en una forma de darle foco a la mente, concentración. Este es el segundo componente. El estado de concentración es tan sutil, que no lo afectan ni las distracciones ni las disipaciones de los sentidos. La concentración no es internalización. Es sólo tomar el control de los cuatro caballos salvajes desbocados, sostener las riendas de manas, buddhi, chitta y ahamkara, y dirigirlos para que se muevan en el camino que ustedes decidan.

El tercer componente es el proceso de interiorización, sumergirse profundamente en la naturaleza interior para descubrir cuáles son los componentes básicos de nuestra personalidad: los samskaras, los karmas, las influencias, las impresiones, las bases mentales y psicológicas de nuestra naturaleza emocional.

El cuarto componente es conectase con el ser positivo, conectarse con la fortaleza creativa. Cuando nos conectamos con esta energía positiva y cultivamos cualidades positivas en nuestra vida, entonces la meditación nos lleva de la naturaleza condicionada a sattwa, la naturaleza luminosa del ser. Y luego, la meditación nos ayuda a superar nuestras conexiones con el ego. Se trasciende el ser individual.

Después de trascender la individualidad, se experimenta el samadhi: absoluta armonía y equilibrio. En el segundo capítulo del Bhagavad Gita, Arjuna le pregunta a Krishna: "¿Puedes describir cómo vive, actúa, camina, habla, duerme, come y se mueve una persona realizada?" Krishna le responde: "Las acciones de esa persona no son diferentes a las nuestras. Se mueve como tú y como yo, come como tú y como yo, duerme como tú y como yo, piensa como tú y como yo. La única diferencia es que él ha superado la dualidad de la vida. Inicialmente todo lo que hacemos, lo hacemos por nosotros mismos y somos el centro del universo, luego, el amor y la compasión se convierten en el centro del universo, y todo lo demás gira alrededor de esto."

Esta afirmación indica la progresión de la meditación, desde del manejo de la ira, la frustración, el estrés y las fobias, hasta el desarrollo de la autoconciencia, a la conexión con la naturaleza positiva y al descubrimiento de la paz y la armonía, para vivir una vida plena, no conectándonos con nosotros mismos, sino con el mundo que nos rodea. Esa es la importancia de la meditación en la actualidad.

La autorrealización es alcanzable, pero no realmente necesaria. Lo que se necesita es la capacidad de manejarnos a nosotros mismos de una mejor manera. Empecemos por ahí. Si podemos aprender a manejarnos a nosotros mismos de una mejor manera, tal vez vamos a descubrir que no necesitamos realizarnos, que estamos permanentemente en ese estado de realización.

Cultivating Spiritual Awareness, Swami Niranjanananda Saraswati. http://www.yogamag.net/archives/2005/bfeb05/cultivat.shtml

ENSEÑANZAS

SUBIR