Mayo 27 de 2020

Seva y karma yoga son dos cosas diferentes. El karma yoga es aprender a armonizar las actividades, el comportamiento y las actitudes del día a día, y encontrar paz interior en el desempeño de todos los deberes y actividades. Seva es servir a otros con compasión y con lo mejor que se pueda dar. Tanto seva como el karma yoga se enseñan en el ashram.


¿Qué es karma yoga? Karma significa acción, y todo el mundo está sujeto al karma; no se puede vivir sin actividad. Es un proceso que es sutil, físico, y que sucede de forma continua; se lleva a cabo a través de los sentidos, la mente, las emociones y también del espíritu. Yoga es armonía e integración. Por consiguiente cuando el yoga armoniza e integra todas las dimensiones del desempeño y de la acción, se convierte en karma yoga.


¿Qué significa armonizar e integrar las acciones? Todos realizamos acciones por razones diferentes y cada acción es guiada por una actitud. Dos personas pueden tener diferentes actitudes hacia el mismo trabajo. Una puede pensar que el trabajo es una carga y la otra que es una alegría. Aunque ambas personas están realizando la misma acción, la actitud cambia las propiedades y la calidad de la acción. ¿Cuál de las dos es capaz de entender el karma? La persona que lo ve como una alegría está en una mejor posición para apreciar determinado karma y asegurarse de que lo está haciendo con todo el corazón, comprensión y sentimiento, mientras que la persona que ve el trabajo como un problema no será capaz de dar su ciento por ciento en esa acción. Cuando una persona es capaz de ver de la misma manera y con el mismo sentimiento todos los trabajos, y cuando está totalmente cómoda con un trabajo, bien sea trabajando en un escritorio o limpiando baños y tiene paz mental, entonces a eso le llamamos karma yoga. Esta persona ha alcanzado la armonía en las acciones. Esta armonía sucede entre la mente y el cuerpo; el cuerpo y los sentidos realizan las acciones y la mente apoya esa acción.


El karma yoga trabaja a nivel de la actitud, tratando de cambiar la percepción de actividad egoísta a actividad desinteresada. Trata de cambiar la influencia y los efectos de la actividad orientada hacia sí mismo a la actividad orientada universalmente. Esta actitud no solamente tiene que ser aplicada intelectualmente sino en la acción. Karma yoga es conectarse con la actividad, no sentirse por encima de ella porque entonces aparece el ego. El ego dice: "Oh, ¿por qué debo hacerlo? Otros pueden hacerlo!"  En el karma yoga predomina la actitud desinteresada. Los karmas son egoístas por naturaleza. Cuando se añade la palabra yoga a karma, cambia de cualidad, de egoísta a desinteresada. Por esta razón, se dice que el karma desinteresado es karma yoga.
 

Seva es diferente. No existe ninguna palabra en español que realmente defina seva. Servicio no es seva. Seva es servir y ayudar a los demás con compasión, no en busca de gratificación personal, sino con el objetivo de enaltecer a los demás. Seva no busca satisfacer los objetivos propios, sino ofrecer ese servicio como un homa, como una ofrenda en el yajna de vida. Seva implica lo mejor que hay en uno mismo. Cuando se le ofrece a otro ser y contiene los mejores pensamientos y sentimientos, amor y afecto, simpatía y compasión, entonces, esa acción se convierte en una bendición disfrazada para enaltecer a otro ser. Esto es Seva.
 

En el ashram se enseña tanto seva y como karma yoga. Muchas personas que vienen a estudiar yoga no están familiarizadas con el concepto de karma yoga y lo ven como un esfuerzo, una lucha. Si les decimos: "Esta es tu tarea", dicen, "No he venido aquí para eso, he venido a obtener mi título, he venido a estudiar." Hay un rechazo hacia el karma yoga, porque lo ven como un trabajo físico duro. Pero una vez que entienden el proceso del karma yoga y cómo ayuda a cambiar sus propias percepciones y actitudes y a desarrollar su propia creatividad, con el transcurso del tiempo les empieza a gustar. Cuando llega el momento de irse del ashram, están inmersos hasta el cuello y metidos de todo corazón en el karma yoga.


Esta experiencia de karma yoga ha sido llevada a otra dimensión en Rikhia, en donde el karma yoga se ha convertido en seva. Quienes pueden entender este proceso reciben mas inspiración y motivación. Así seva se convierte en una forma de vida. Vivir para los demás se convierte en una forma de vida, no vivir para sí mismos.


Esta es la diferencia entre karma yoga y seva. Inicialmente en el ashram, con el fin de profundizar en la experiencia del karma yoga, hay que añadir el componente de seva. Primero se practica karma yoga y después seva. La persona continúa haciendo el mismo trabajo, bien sea escribir cartas o trabajar en la cocina; lo que cambia es la actitud, la idea. En ese momento se puede ver el hermoso panorama que pueden crear unidos karma yoga y seva yoga en la vida de un individuo.
 

Extracto tomado del Satsang en Ganga Darshan, 18 de diciembre 2002, Swami Niranjanananda Saraswati, Yogamag, www.yogamag.net/archives/2003/fnov03/satsang.shtml

ENSEÑANZAS

SUBIR