Febrero 28 de 2020

Cada discípulo tiene un sentimiento único y personal por su gurú. Yo también tengo un sentimiento por mi gurú. Desde mi más temprana infancia crecí en su regazo, pero nunca lo he querido ver ni identificar con la figura de un padre, una madre, un pariente, y ni siquiera con la de un gurú. Lo he visto y lo he experimentado como el inspirador que nos ha estimulado a progresar en nuestra vida a pesar de todas las dificultades y problemas. En el futuro quiero seguir viéndolo y experimentándolo de esta manera...

A lo largo de la historia han existido ciertas personas que han tenido una visión y un propósito superiores desde el momento de su nacimiento, y que no han necesitado de la ayuda de ninguna sadhana específica para alcanzar la cima espiritual. Todo lo han logrado con fluidez. Algunas personalidades como Adi Guru Shankarachaya, Ramana Maharishi y muchos otros, han tenido la chispa espiritual en su interior desde su nacimiento, y han vivido con total fluidez, manteniendo una sola dirección, un solo propósito y un solo objetivo como meta. No han necesitado ninguna sadhana. Ellos mismos han sido la experiencia viva de todo.

En la vida de nuestro gurú vemos esta chispa de sabiduría, este samskara, que lo motivó durante el transcurso de su vida en una dirección y con un propósito. El camino que eligió fue el de la renuncia, la sabiduría y el servicio desinteresado. Vivió al lado de Swami Sivanandaji durante muchos años, entrenándose y construyendo las bases de sus logros futuros. Swami Sivananda lo inició en la tradición de Paramahamsa Sannyasa, y en su momento también le enseñó que lo primero que tenía que hacer era purificar y preparar la mente a través del servicio desinteresado.

... Cuando miramos la historia de la Escuela de Yoga de Bihar, vemos cómo, a través de su esfuerzo desinteresado, Swamiji trabajó por la propagación del yoga de puerta a puerta y de costa a costa, para satisfacer la necesidad física y psicológica de salud, equilibrio, balance y felicidad, y al mismo tiempo, para permitir que la gente tomara conciencia de la chispa del ser divino en su interior.

De acuerdo con las necesidades de la era moderna, Swamiji emprendió muchas investigaciones científicas, terapéuticas y literarias sobre la ciencia del yoga. Su objetivo y propósito era, junto con la enseñanza de las prácticas de yoga, proporcionar un camino o sistema a través del cual las personas pudieran experimentar la verdad superior que les permitiera tomar conciencia del elemento del espíritu en su interior.

Además de este esfuerzo a nivel social de proporcionar paz, felicidad y satisfacción en la población general, Swamiji también estableció otra institución que llamó Sivananda Math, dedicada a la memoria de su propio gurú, Swami Sivananda. El propósito de Sivananda Math no era propagar el yoga sino promover el servicio social.

.. La historia proporciona ejemplos de muchos santos y de muchas personas que tuvieron una visión superior y que iniciaron un trabajo que después transfirieron a sus discípulos para que esa labor no terminara con ellos, sino que continuara eternamente. Estas personas se separaron del objetivo de la institución y se establecieron en la conciencia universal. Esto es lo mismo que vemos en la vida de Sri Swamiji, y es un ejemplo de la vida de sannyasa.
En la última carta que escribió antes de dejar la institución, Swamiji dijo, “Para ustedes, ahora estoy muerto, y si estoy vivo será en la luz de su espíritu. Si quieren verme, traten de verme, pero no con los ojos físicos sino con los ojos del espíritu. No quiero que nadie venga a mí con sus problemas físicos o mentales, porque ahora no soy la persona que da respuestas. Me he quitado el hábito y soy solo un sadhaka. Tengo un solo propósito en mi sadhana: experimentar la naturaleza superior dentro de la vida y fusionarme con ella. Para que eso sea posible, déjenme ser libre y no me aten de ninguna manera”.

Swamiji siempre dijo que ser gurú es fácil, pero que ser discípulo es muy difícil. En su vida vemos la perfección del discipulado en la cima del yoga. Swamiji vivió como un discípulo y siguió los mandatos de su gurú y de Dios. Por lo tanto, yo siempre lo considero como mi inspirador.

Extractos tomados de, Swami Niranjanananda Saraswati. An Inspiration for All Ages, en Yogamag, Septiembre de 1990.

 

Conmemoración de Guru Purnima 2014

 
 

ENSEÑANZAS

SUBIR