Estudios yóguicos profesores
Comentarios

 

Magaly Herrero. Argentina (Dic 12, 2016):

Me siento muy feliz y afortunada de haber podido realizar los Estudios Yóguicos Profesores; fue un año de intenso aprendizaje. Aunque vivo en Argentina me senti cerca, acompañada y guiada en todo momento. 

El nivel academico es excelente y se percibe que todo se realiza con amor, dedicacion y compromiso.

GRACIAS por ayudarme a incorporar la sadhana en mi vida y por brindarme las herramientas para enseñar


Poornapatra. Uruguay (Dec 13, 2012):

Es un honor para mí haber participado de este curso tan especial, como único.

Debido a las condiciones de mis profesores en cuanto a calidez humana, conocimiento de yoga,  preparación previa del curso en su contenido y forma, lugar físico donde se desarrolla en medio de una naturaleza hermosa,  las instalaciones apropiadas con todas las comodidades y las comidas livianas, apetitosas y abundantes.

Desde que llegamos de un largo viaje en avión y todo estaba previsto en la sede de Satyananda yoga para subirnos al ómnibus en la hora prevista, el hermoso viaje a la montaña y la llegada al hermosísimo lugar, donde nos esperaban sus directivos con una sonrisa y los brazos abiertos de felicidad, todo se nos hizo fácil, tomamos conciencia de la importancia de nosotros mismos y la gran tarea y responsabilidad que compartiríamos todos juntos alumnos y profesores en transformar lo bueno en excelencia, en sacar  y desarrollar lo mejor de nosotros los alumnos,  para volcar todos juntos el mejor conocimiento y experiencia en la enseñanza de satyananda yoga en el mundo.

El curso fue personalmente muy exigente dado que debíamos responder con lo que creíamos ya logrado y desarrollar lo que aún no teníamos ni creímos posible.  Sí  lo sabían uds los maestros y fue esa su propuesta, nos convertiríamos en maestros de satyananda yoga en el correr del año con lo mejor de nosotros mismos que hasta ahora no habíamos conocido.

Con mucha emoción y sin aún saber si fui aceptada como profesora, todo lo anterior es mínimo comparado con la preparación que día a día durante el año a través de la preparación  mensual y luego practica de  nuestra obligada e importante sadhana diaria y sus reportes semanales y mensuales y esperar las devoluciones de los profesores que con una sabiduría y respeto supieron exigir y enfrentarnos a nuestras debilidades y fortalezas demostrándonos que aún en las tormentas del diario vivir podemos mantener nuestro drashta y cumplir con las mayores exigencias.

Luego debíamos leer y estudiar lo mas importante de la filosofía y enseñanza yoguica especialmente extractado de las preciosas palabras de los maestros.

Preparar clases de diferentes temas y otras series de clases con un cometido común.

Formar parte de foros en los cuales el aprendizaje de otras formas de encarar la vida de compañeros, poder expresarnos en forma personal y ser escuchados.-

Aprender a usar una pc y programas  informáticos que nos actualizan en este nuevo mundo, que nos llevaron como a mi personalmente a necesitar ayuda técnica para aprender a resolver las necesidades del curso.-

Y a un profundo nivel personal puedo decirles que, aprendí  que la paciencia es mi fortaleza y puedo manejarla.  Ha sido difícil poder decidir cuándo debo intervenir con la acción.

En este año escolar  mi cuerpo la mente y el estilo de vida ha sido tan cuidado y consciente como caminar sobre una cuerda.

Siento mucho agradecimiento por EYP y continuaré con este sistema de programar mi sadhana bimensualmente.-

También he notado  mientras doy las clases a mis alumnos, una claridad de pensamiento creciente. Con el tiempo y la preparación de cada acción iré superando como hasta ahora mis límites al sentirme inspeccionada.

He aprendido entonces, que con esfuerzo puedo superarme. Me siento “elegida” el haber tenido la oportunidad de tenerlos a Uds. independientemente del resultado final. He comprendido que tengo las herramientas necesarias para navegar en la vida y también ayudar a mis alumnos.-

Muchas gracias María Teresa  siento por ti un profundo respeto y cariño.

Muchas gracias a mi Calificador que estuvo y estará siempre en mi corazón.

Es un año muy difícil para mí con parte de mi familia en estado delicado de salud.-

Me encantaría cursar EY3 donde no creo que logren transformarme en ángel pero Uds. son increíbles

Me cuesta separarme y los quiero mucho. Un fuerte abrazo a cada uno.


Silvia Virginia Martínez de Guiovanni. Colombia (Dec 6, 2012):

Ha sido una experiencia enriquecedora desde todo punto de vista. Tuvimos la posibilidad de crear nuestra propia sadhana, que esta fuera revisada por el calificador y luego prácticarla durante todo el mes, enviando la experiencia a fin de cada mes con todo lo experimentado, esto permitió tener el OBSERVADOR alerta durante todo el día y fue una parte muy importante para el resultado final del curso.

Aprendimos mucho en relación con las técnicas de Satyananda y en como transmitirlas, ha sido una maratón de aprendizaje diario, donde recibimos el apoyo incondicional de los calificadores en todo momento, además de los comentarios directos y acertados de como transmitir las diferentes técnicas de forma metódica y certera.

Es una experiencia que agradezco haber tenido la oportunidad de vivir!!  Y que está bueno que todos los que tengan el deseo y la posibilidad de hacerlo no lo duden, porque en este curso se aprende no solo a ser MEJOR PROFESOR, SINO TAMBIEN UNA MEJOR PERSONA.


Juliana Rodriguez. Colombia (Nov 24, 2012):

Ahora que miro hacia ese primer día del curso de profesores, cuando salí furiosa por que presentí a todo lo que me iba a confrontar conmigo misma este curso, imaginen, el curso nos iba a tocar darlo a los alumnos, al principio me pareció descabellado, ahora que ya terminan estos meses de intenso aprendizaje entiendo que no hay otra manera de hacerlo, atreviéndose a hacerlo para corregir en la marcha. GRACIAS


Diana Guerrero. Colombia (Nov 16, 2012):

Estudios Yóguicos Profesores es la culminación de una etapa, que comenzó en Estudios Yóguicos 1 y cumple una función muy importante que es no sólo la enseñanza de las técnicas aprendidas de los maestros, sino el refuerzo de la sadhana personal y el volver más consciente el proceso de ser un sadhaka. Es una excelente formación que le permite al estudiante afrontar los diferentes retos de la vida a nivel personal, laboral y espiritual.

A nivel del proceso de enseñanza, es un curso metódico que lleva paso a paso al estudiante a un aprendizaje en la estructuración de una clase, como dictarla y como sentirla propia, desde la práctica personal.


Carolina Nieto - Karmavidya. Colombia (Nov 12, 2012):

Es un paso más en el proceso de ganar consciencia interior. Es una oportunidad de reaprender lecciones que creía conocidas, y que cuando me propongo comunicar a otro, descubro que no lo tenía tan claro o inclusive que estaba practicando con errores, entonces redescubro y aprendo. Se ofrecen constantemente ocasiones nuevas para profundizar en el conocimiento de uno mismo y para entrenarse en una herramienta fundamental para reducir tensiones y estrés: la regularidad de la sadhana. El camino es compartido y enriquecido por los compañeros que caminan con uno y que se convierten también en maestros si uno está abierto a aprender de todo.

En el camino de la vida, encuentro que hay momentos de mucha cercanía espiritual y otros en que sin saber cómo ni donde, nos alejamos, nos olvidamos de la ruta que emprendimos, del saber que ya era nuestro y que nos sustentaba. Entonces, cuando se dan oportunidades de fortalecer ese vínculo espiritual, de hacer una experiencia cotidiana las enseñanzas del Gurú, es algo que de ninguna manera se debe desaprovechar. Cuando llega a tu vida, abre la puerta. Es un curso exigente, debes anticiparte al tiempo que demandará y saber que hay trabajo arduo por hacer.


Cesar Zuluaga N. Colombia (Nov 7, 2012):

A lo largo de muchos años he tenido el privilegio de recibir instrucción de una manera generosa por muchos profesores de la academia. Muchos de ellos tuvieron su primer acercamiento con la práctica yóguica años después de yo haberlo hecho y han sido mis instructores también. Siempre me preguntaba si yo podría hacerlo algún día y finalmente concluí que algo tan trascendente en mi vida no me llegaba de forma gratuita y la mejor forma de seguir avanzando en este maravilloso conocimiento era iniciando mis estudios yóguicos 1 y 2. Culminados ellos, entendí que una manera de devolver algo de lo mucho que a través de estos años he recibido de la Academia de Yoga Satyananda era asumiendo un compromiso de compartir mi conocimiento con los demás. Y para esto hay que prepararse y tomar el curso de instructor .

Este curso de instructor me ha dejado una gran experiencia, y un compromiso mayor con la fidelidad en la práctica y enseñanza , de acuerdo a compromisos estrictos   asumidos con la academia, para ser lo más fieles posibles en la instrucción de esta ciencia milenaria. Que gran responsabilidad y que reto.

En un mundo tan convulsionado como en el que vivimos en donde somos prisioneros de medios de comunicación y sociedad de consumo la ciencia yóguica llegó a occidente para quedarse y para ser un soporte espiritual de la humanidad de los siglos venideros. Pertenecer a esta cadena de aprendizaje con todo lo que ello significa en nuestro camino de crecimiento es el mayor aliciente para quienes quieran seguir siendo mejores seres humanos que irradien en su entorno un mejor estilo de vida.


Elena Sanchez - Saritashakti. España (Nov 7, 2012):

Me sumo al sentimiento común de agradecimiento y alegría por ver que lo que parecía muy difícil, se va consiguiendo, que ha sido un esfuerzo colectivo y que he notado siempre el amor y el apoyo del grupo y los profesores.

He tenido un calificador amoroso y comprensivo. Gracias, calificador 7, has sido fundamental para que no lo dejara en los momentos en los que veía que me superaba todo.

He aprendido mucho. Y he trabajado mucho. Como todos.


Yraida Calvo Barrios - Atmadhara. Venezuela (Nov 7, 2012):

EYP me ha permitido experienciar con mayor profundidad cada una de las técnicas de EY1 y de EY2 y obtener mayores beneficios, pero, sobre todo me prepara para  ENSEÑAR y DAR estas maravillosas técnicas y herramientas del Yoga de manera práctica y eficiente a aquellos seres que me rodean y que de alguna manera en algún momento sienten la necesidad de mejorar y hacer cambios en su estilo de vida... Y a la vez me permite como profesor APRENDER y a CRECER constantemente... GRACIAS Satyananda Yoga por la oportunidad...


Vivi Gaitán Zuluaga. Colombia (Nov 5, 2012):

EYP me dio la oportunidad de aprender sobre las practicas de yoga en forma sencilla, sistemática y metódica, vivenciarlas y experimentar con ellas, esto me permitió interiorizar las diferentes practicas y que ese conocimiento se fundiera y se integrara en mi interior y desde ahí se expresara e iluminara mi propia sadhana.

EYP me ha permitido afinar y pulir mi practica personal, aumentar la observación y la conciencia de los muchos y pequeños detalles a los que se les debe prestar atención para el perfeccionamiento de cada asana, pranayama, yoga nidra o meditación que realizo, así que además de recibir los múltiples beneficios al hacer bien cada practica, mi conciencia se ha expandido.

EYP es para todas las personas, para los que quieren ser profesores o para los que simplemente quieren continuar con su desarrollo personal y crecimiento espiritual.


Yolanda E. Acosta P. Colombia (Nov 5, 2012):

Motivada por conocer más sobre el Yoga, decidí realizar en el 2008 mi primer curso de EY. A partir del residencial de 9 días me di cuenta de que la enseñanza es absolutamente integral, garantizando un aprendizaje continuo, progresivo y optimo para cualquier persona, así sea que tenga un conocimiento previo del yoga o no. Desde que inicie las practicas diarias en EY1, percibí resultados positivos en mi salud física, mental, emocional y espiritual. He ido adquiriendo poco a poco, una disciplina y actitud ante la vida que me han ayudado a descubrir potenciales que ni si quiera sabía que poseía. La ética, paciencia, experiencia, alto grado de conocimientos y actitud amorosa de los profesores me han dado la alegría y el valor de seguir siempre adelante en este camino, a tal punto que se ha convertido en mi estilo de vida. Agradezco a la fuente divina que cuando pedí conocer el yoga, precisamente encontré a la Academia Satyananda.


Ángela Hernández-Córdoba. Colombia (Nov 5, 2012):

Decidí tomar el curso para profesores con base en mi experiencia como profesora en otros campos, por la cual sé que compartiendo el conocimiento con otros es como más aprendo y me mantengo en una ruta estimulante de curiosidad por la novedad y descubrimiento de nuevas oportunidades de realización. Aún no sé si ejerceré como profesora de yoga en un futuro cercano, porque tengo otras ocupaciones, pero sé que las habilidades que me ha dado el curso son un gran recurso que podré poner al servicio de otras personas cuando la vida así me lo muestre. Además de adquirir estas competencias, lo mejor del curso ha sido aprender a programar las propias prácticas, profundizar en todos los temas básicos del yoga y avanzar en su asimilación, con la conciencia de que en cada aproximación, aún a lo que parece más elemental, siempre hay una nueva faceta por descubrir. Adicionalmente, sigo confirmando que la práctica sistemática, con el acompañamiento de los profesores y calificadores, aporta un sentimiento de confianza en ir por un camino de progreso espiritual y no quizá dando vueltas en el mismo círculo solitario.


Atmarekha Saraswati. España (Nov 5, 2012):

La vida es una aventura y en su movimiento continuo, bailamos en una interminable danza.

Dependiendo de como aprovechamos las oportunidades que el Universo nos pone delante, este baile será una experiencia maravillosa.

Ahora, al finalizar este curso y haciendo un análisis intimo, me alegro de todo lo que he adquirido para poder moverme en armonía con la misma vida.

En ocasiones la bella música de esta danza se distorsiona por los ruidos de la vida cotidiana y es el momento de emparejar ambas armonías para que bailen juntas.

El curso no solamente me ha dado el conocimiento intelectual, las técnicas o el aval para impartir clases. Ha sido mucho más. Ha sido sobre todo un método para ir despertando aspectos que llevamos dentro y nos permite ser más auténticos, sinceros y conscientes. Es la única forma de comenzar a movernos en sintonía con la danza maravillosa que es la VIDA.

Gracias a la Academia por su calidad, seriedad, rigor y energía con la que han cuidado permanentemente el mensaje del Yoga que dejó Paramahamsa Swami Satyananda y la que preserva, protege y enriquece Paramahamsa Swami Niranjanananda.

Yo animo a mis alumnos y amigos de mi entorno, aquí en España, a que aprovechen esta oportunidad y se enrolen en los cursos de Yoga Satyananda de la Academia, para fortalecer los principios esenciales de la vida y experimentar por si mismos la riqueza que podemos encontrar en nuestro propio interior, el esfuerzo que representa vale la pena.

Una vez más infinita gratitud a todos los que hacéis posible la expansión de esta enseñanza.


Leilda C. Neumann - Atmakiran Brasil (Nov 3, 2012):

Estamos ya en la recta final de ese tan importante curso. Estoy muy feliz por haber participado de esa primera edición, por cuya realización muchas veces me he pronunciado como interesada en que fuera realizado. Quiero decirle que EYP traje a mí vida muchas importantes contribuciones, tanto en el aspecto laboral como y, en especial, en la vida particular. Son tantas las repercusiones que no es posible describirlas. Copio en el texto abajo la conclusión del mi ultimo reporte del curso que tal vez traduzca mis sentimientos en el final de esa etapa.

Soy mucho agradecida por todo lo que llego a mi vida a través de las enseñanzas y dedico la vida a volverlas conocidas para que las personas tengan una mejor calidad de vida y puedan despertar para el deseo de buscar el desarrollo espiritual.

Todos los días, al empezar la práctica, pongo la frente en el piso, entrego mi vida a Dios y agradezco a los Maestros y a todos cuantos hicieron de sus vidas la misión de servir y enseñar. Ojalá pueda yo también, cada vez más, servir y dar mi vida para ser un canal de pasaje por en donde fluye ese amor en forma de enseñanzas que alcanza el corazón de las personas y las conduce a ser mejores.

Muchas gracias a la Academia Satyananda Yoga de Bogota, sus directores, los swamis, sannyasins, profesores y calificadores que se con sus conocimientos y dedicación  pusieran la luz que en todos eses meses iluminó nuestras mentes hacia la sabiduría de los Maestros.

 

Próximo curso: Febrero 5 al
14 de 2016